Ir al contenido

¿Operas con Opciones? Te interesarán las Estrategias combinadas con Opciones.    

Ver curso
Fondos de Renta Fija Braindex

Categorías básicas de los fondos de renta fija

Te explicamos detalladamente las 6 categorías básicas de los fondos de renta fija, como la duración, tipo de emisor y calidad crediticia entre otros.

Un post de Rodrigo Fuentes

Responsable Formación.
Instituto BME.

¿Conoces las principales categorías que conforman los fondos de renta fija y su relevancia en la construcción de una cartera sólida?

En este artículo te contamos cuáles son las seis categorías básicas que encontramos en los fondos de renta fija, siendo las tres primeras las más relevantes: duración, tipo de emisor (si va a ser un gobierno o una empresa), y por la calidad crediticia, es decir, su probabilidad de impago.

Duración:

La duración es una de las piedras angulares en la clasificación de los fondos de renta fija. Define el horizonte temporal de los fondos de renta fija y los bonos. Podemos encontrar:

  • Fondo Monetario (o liquidez): también conocidos como Money Market, tienen una duración entre 0 y 18 meses.
  • Fondos de Renta Fija a Corto Plazo: su duración es entre 1 y 3 años.
  • Fondo de Renta Fija a Medio Plazo: su duración es entre 3 y 5 años, si bien es cierto que en el mercado americano este límite de 5 años suele elevarse a 7 años.
  • Fondos de Renta Fija a Largo Plazo: su duración es superior a 5 años (7 años en el mercado americano).
  • Fondos de Duración Ultra Larga: también conocidos como Ultra-Long Duration Funds, su duración es superior a 10 años, siendo habitual que oscile entre 10 y 30 años y que tengan exposición a bonos perpetuos. Además, son el vehículo de referencia para participar del resurgir de las emisiones con vencimientos de 50 y 100 años.

Emisor:

La segunda gran tipología de renta fija es todo lo que tiene que ver con emisiones en función de su emisor, ya que es muy diferente que un emisor sea un estado o una entidad privada debido a la información que tienen disponible:

  • Fondos de Deuda Pública: También llamados fondos de gobiernos, aunque no son los gobiernos los que emiten deuda sino los estados, por lo que el término correcto debería ser Renta Fija Pública o Estatal. No obstante, no hay que confundirlos con los fondos soberanos (que son los fondos de reserva de los estados para tratar de conservar para futuras generaciones una parte importante de los ingresos que se pueden generar de los recursos del país provenientes por ejemplo de materias primas).
  • Fondos de Renta Fija Corporativa: dentro del universo de inversión de un fondo, estos son los bonos de compañías privadas en vez de gobiernos.
  • Los Fondos Aggregate: toman su nombre de los principales índices de renta fija que combinan la deuda pública con deuda privada, y son precisamente productos para inversores que quieren tener exposición simultánea a ambos activos de renta fija.

Calidad crediticia:

En esta categoría diferenciamos los fondos de inversión por su probabilidad de impago. Podemos encontrar:

  • Fondos de Alta Calidad Crediticia: más comúnmente conocidos por el término anglosajón de fondos Investment Grade, que fundamentalmente ofrecen al inversor una exposición a un conjunto de préstamos los cuales se espera que puedan cumplir con todos sus compromisos de pago de intereses y devolución del principal sin verse afectados por la coyuntura económica.
  • Fondos de Alto Rendimiento: también conocidos como fondos High Yield, ofrecen al inversor bonos con cupones significativamente más elevados que en el caso anterior para compensar la mayor probabilidad de impago de dichos préstamos.
    Para que las mayores expectativas de rentabilidad fructifiquen, este tipo de productos necesitan verse respaldados por un ciclo económico positivo. En ocasiones, curiosamente en aquellos periodos donde los resultados de estos fondos son negativos, suelen recibir mediáticamente la denominación de bonos basura.
    Este término surge en los orígenes de Michael Milken, afamado inversor que en los años 80 se especializó en la inversión en el tramo más agresivo de bonos High Yield (aquellos que reciben una calificación crediticia C o D), y que lógicamente parte de sus inversiones asumían una alta probabilidad de quiebra. Actualmente este tipo de inversiones son denominadas Distressed Debt y forman parte del universo de inversión de los Hedge Funds pero no de los fondos UCITS.

Zona geográfica:

Es especialmente reseñable la diferencia que se realiza entre fondos de renta variable o bonos de países desarrollados frente a los centrados en invertir en países emergentes y se hablará por tanto de Fondos de Renta Fija o Renta Variable Emergente).

Para los fondos de renta variable, la clasificación por zona geográfica simplifica la capacidad para tomar decisiones de inversión fundamentadas en análisis macroeconómico, tanto para apostar o excluir alguna zona o país en concreto.

Riesgo Divisa:

El concepto que tiene implicaciones a tres niveles distintos, ya que no es lo mismo la divisa de comercialización del fondo (ej: fondos en Euros), el riesgo divisa que asume el fondo (ej: fondo Eurohedge) y luego están los riesgos subyacentes en divisa que el gestor quiera asumir o la sensibilidad que van a tener lo balances de las compañías en las que invierten los gestores a movimientos en las divisas (ej: Riesgo Real Brasileño vs Dólar, aunque luego se cubra el riesgo Dólar/Euro y se comercialice en Euros el fondo).

El tema de la divisa de comercialización del fondo, cuando no es la divisa de origen, puede generar unos costes importantes asociados al cambio de divisa que no tienen nada que ver con la gestión del propio fondo. Un inversor en Euros, que invierta en un fondo denominado en dólares es fácil que afronte un sobrecoste de un 1% de todo el patrimonio invertido.

Decisiones de Gestión vs Índice:

Nos referimos a las decisiones del equipo gestor vs el índice de referencia. Cuando los equipos de gestión al invertir el patrimonio del fondo tiendan a replicar el comportamiento de un índice de referencia se hablará de Fondos de Gestión Pasiva, mientras que si su toma de decisiones es independiente de los componentes del fondo se etiquetará al producto como Fondo de Gestión Activa.

Aunque no es una norma escrita, y varía dependiendo de si estamos invirtiendo en fondos con exposición a economías emergentes o desarrolladas, orientativamente se cuantifica el grado de gestión activa a través del tracking error del fondo respecto a su índice.

Así nos encontraremos que hay fondos con diferentes tracking error:

  • Bajo tracking error entre el 2% y el 3% orientados a fondos de pensiones y clientes institucionales grandes (etiquetados como seguidores del índice o benchmarking).
  • Fondos entre un 5% y un 7% cada vez más demandados para justificar las comisiones cobradas (conscientes del índice pero no seguidores o benchmark awareness).
  • Productos de gestión activa con tracking error de doble dígito por encima del 10% (o conocidos también como “Pures Stock o Bond Pickers“).

Los fondos de inversión de renta fija ofrecen a los inversores una amplia gama de opciones para adaptarse a sus necesidades y tolerancia al riesgo. Desde los fondos monetarios de corto plazo hasta los fondos de duración ultra larga, pasando por distintos emisores y calidades crediticias, así como zonas geográficas y enfoques de gestión, estos vehículos de inversión ofrecen diversificación y flexibilidad.

Si te ha parecido interesante estas categorías de los fondos de renta fija y quieres aprender más, te interesará el completo curso de Fondos de Inversión I, impartido por el experto en materia Juan Ramón Caridad, Director para Iberia y LATAM del fondo de Inversión GAM Investments.

Descubre el curso Fondos de Inversión I con Juan Ramón Caridad

Iníciate en nuestra categoría de Mercados y Productos con el curso de Fondos de Inversión I, con el que aprenderás todo acerca de estos magníficos vehículos de inversión colectiva.

Otros artículos que pueden interesarte